Saturday , 16 December 2017
Roban a la CAASD Medidores de RD$4,500 y los Venden a RD$65

Roban a la CAASD Medidores de RD$4,500 y los Venden a RD$65

Las perdidas es de RD$13,500,000

 

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) ha sido víctima en los últimos meses del robo constante de los medidores de agua, y ya tiene una baja de más de 3 mil unidades de esos equipos.

La información la ofreció el subdirector de Operaciones de la entidad, Luis Salcedo, al expresar preocupación ante esta problemática que ha generado pérdidas por alrededor de RD$13,500,000.

Cada medidor de media, que son los que se utilizan en las acometidas de las casas, genera un costo a la entidad de RD$4,500.00, y conforme a las informaciones que manejan los ejecutivos de la CAASD, estos equipos son vendidos a los compradores de metales por apenas unos RD$65.00.

“Estamos siendo víctimas de robo de medidores, sólo para quitarle la parte de metal para llevarse una partecita de bronce que luego venden en 65 pesos”, dijo Salcedo, tras señalar que el propio director de la institución, Alejandro Montás, se ha reunido con el Jefe de la Policía Nacional, tratando de poner freno a la problemática.

Precisamente la instalación de medidores es uno de los pilares en que se basa la CAASD para tratar de controlar el desperdicio de agua, estimada en casi un 60% del líquido distribuido a través de los acueductos.

En la actualidad se producen unos 16 metros cúbicos de agua por segundo para abastecer a una población de 3,126,036 habitantes distribuidos en un área de 1,477 kilómetros cuadrados que abarca al Gran Santo Domingo y el Distrito Nacional.

Salcedo calcula que dicha población podría servirse con un apenas 9 metros cúbicos de agua, si la gente tomara conciencia. Para que sea racional, las personas deberían bastarse con unos 250 litros diarios, sin embargo, consumen un estimado de 416 litros en promedio.

Ese “desperdicio”, que la entidad calcula en función de la diferencia entre la producción y el agua catastrada, se atribuye, tanto a las pérdidas físicas a través de las tuberías, como a la falta de cobro.

La CAASD apenas factura a 356,865 usuarios, de ellos 206,473 en el Distrito Nacional y 150,392 en la provincia Santo Domingo.

Para ello dispone de 71,348 medidores instalados en el Distrito Nacional y otros 29,483 en la provincia, con un total de 135 mil usuarios medidos. Esto equivale apenas al 38% del total de usuarios registrados, pues el 62% restante paga una factura fija.

Sin embargo, precisamente ese sector no medido es donde más alto consumo se registra, aunque es el que menos paga, a decir de Salcedo.

El porcentaje de pago de los usuarios medidos es de un 92.86% y en los no medidos es de 36.84%. Los primeros aportan el 82% de los ingresos de la CAASD frente a un 18% de los segundos.

“Los que más desperdician son los que tienen esta tarifa fija, pues saben que siempre pagarán lo mismo, independientemente de cuánto consuman. Ahora, el que tiene un medidor controla el uso del agua porque, si la factura le sube, va y se queja”.

Por esto el interés de dotar a los usuarios de medidores. En 2013, esa entidad colocó un total de 23 mil equipos de medición y, además, tiene programado instalar otros 200 mil en un plazo de dos años.

De esa cifra se prevé destinar entre el 20% o 25% para sustituir algunos medidores dañados, y el restante para captar a los usuarios no regulados.

“La idea es incluirlos a todos, pero la prioridad es llevar conciencia y poder decir a la gente que por la cantidad de habitantes que hay en el lugar se debería consumir tanto, pero que se está gastando tanto”, enfatiza Salcedo.

Lucrativo negocio

La práctica de robo de metales es alimentada por un comercio que cada vez se hace más grande en el país, como lo es la exportación de desechos de metales.

Sólo el año pasado se exportaron 270,583,680 kilogramos, por un valor de US$124,862,808 .

Del total exportado, 244,389,509 kilogramos correspondieron a desechos y desperdicios de hierro y 6,949,650 a desperdicios y desechos de cobre. El total de bronce exportado alcanzó los 103,831,00 kilogramos.

En 2012, el entonces director del Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), Eddy Martínez, calificó el robo de metales como “un acto criminal”, y señaló que el negocio estaba relacionado con las exportaciones de desperdicios y chatarras.

Frecuentemente, empresas públicas y privadas, en especial las telefónicas y las distribuidoras de electricidad, se quejan del robo de sus cables y equipos.

La CAASD colocó 23 mil medidores de agua el año pasado, y tiene previsto instalar otros 200 mil equipos más en los próximos dos años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook