Monday , 11 December 2017
Los estudiantes de América Latina “no resuelven problemas de la vida real”

Los estudiantes de América Latina “no resuelven problemas de la vida real”

Estas son algunos de los problemas planteados a 85.000 estudiantes de 15 años que participaron en una prueba internacional realizada por primera vez por la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que mide la habilidad de resolver “problemas de la vida real”.

Una vez más, los resultados divulgados este martes muestran que, al igual que en otros tests de evaluación de estudiantes, los países de América Latina ocupan los últimos lugares de la lista.

Los estudiantes tomaron el examen al mismo tiempo que la conocida prueba PISA, siglas en inglés de Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, que mide habilidades en matemáticas, lectura y ciencias, y cuyos últimos resultados fueron publicados el año pasado. La participación en el nuevo test de pensamiento creativo era optativa, por lo que sólo participaron 44 países.

Una mirada a los resultados del nuevo test, denominado “Resolución creativa de problemas y habilidades de los alumnos para enfrentar problemas de la vida real”, invita a la reflexión.

De los 44 países, Colombia ocupa el último puesto, Uruguay el 42, Brasil el 38 y Chile el 36. Estados Unidos se sitúa en el lugar 11 y España en el 29. Como en las pruebas PISA anteriores, los primeros cinco puestos son ocupados por Asia: Singapur, Corea del Sur, Japón, China-Macao y China-Hong Kong en orden descendente.

Mapas y mp3

La prueba planteó a los estudiantes problemas de diferentes niveles.

Estudiante con un MP3
Los estudiantes asiáticos diseñaron con éxito pruebas para encontrar las fallas en dispositivos electrónicos.

Uno de cada cinco alumos pudo resolver problemas sencillos sólo si se trataba de contextos familiares. “Un ejemplo de problema de nivel 1 es consultar un catálogo de muebles, con diferentes marcas y precios, y elegir los modelos más baratos para amueblar una habitación”, dice el informe.

En cambio, en países como Singapur y Corea del Sur, los estudiantes de 15 años “podían en promedio realizar distintas pruebas con un dispositivo electrónico no familiar para averiguar por qué no está funcionando”, planeando una estrategia de diferentes pasos y modificando sus planes de acuerdo a los resultados.

En contraste, en los países con puntajes más bajos, los alumnos “sólo pueden resolver problemas muy simples en situaciones conocidas, utilizando ensayo y error para elegir la mejor alternativa de un grupo de opciones predeterminada”.

Los estudiantes españoles y latinoamericanos, por ejemplo, serían capaces de interpretar un mapa de carreteras de la ruta más corta cuando el tiempo de cada itinerario viene marcado o comprar el billete más barato, combinando tren y autobús en una ciudad en la que nunca han estado.

Pero tendrían dificultades para elegir la mejor combinación de billetes si surgieran complicaciones como perder uno de los medios de transporte. También tendrían problemas para programar aparatos electrónicos más complejos como un termostato, un mp3 o un robot-aspiradora.

Artes visuales

La OCDE espera que los resultados de la prueba “ayuden a identificar cómo los estudiantes pueden aprender mejor, los profesores enseñar mejor y los colegios operar en forma más efectiva en el siglo XXI para desarrolar las habilidades vitales para obtener empleo”, dice el informe divulgado este martes.

Alumnos de una clase de arte en Estados Unidos
Las artes visuales pueden enseñar a pensar en forma crítica.

Lo importante, señala el reporte, es lo que llama “enseñanza metacognitiva”, que va más allá de la mera transmisión de conocimiento y explora los problemas en profundidad para desarrollar habilidades que “pueden aplicarse en situaciones diferentes”.

El documento destaca como un modelo exitoso la enseñanza de resolución de problemas a partir de clases de artes visuales.

Dos estudios realizados en colegios de Boston (Hetland et al., 2013), muestran cómo las lecciones de arte no sólo enseñan a pintar o dibujar, sino que pueden ayudar a desarrollar cinco habilidades clave:

  • Visualizar (se pide a los estudiantes que constantemente visualicen lo que no pueden observar directamente, por ejemplo, qué estructuras podrían expresar en sus obras)
  • Observar (aprenden a observar cuidadosamente los detalles y a ver con nuevos ojos)
  • Reflexionar (se pide a los alumnos que reflexionen sobre su arte, que piensen qué funciona o no funciona en sus obras o las de sus compañeros)
  • Perseverar (los estudiantes aprenden a trabajar en un proyecto que lleva un período considerable de tiempo y a “vencer sus frustraciones”)
  • Explorar (se pide a los alumnos que constantemente prueben técnicas y posibilidades nuevas, que tomen riesgos y no teman equivocarse)

Los trabajos del futuro

La OCDE destaca que, según estudios recientes, “los adultos con el nivel más alto en resolución de problemas tienen acceso a las ocupaciones donde se han creado más puestos de trabajo en los últimos 15 años”.

“Esto significa que los estudiantes de 15 años de hoy que carecen de habilidades avanzadas para resolver problemas enfrentan un alto riesgo de estar en desventaja desde el punto de vista económico como adultos”.

La organización destaca que, para competir en los empleos del futuro, no bastará con saber matemáticas, lectura o historia.

Pensar en forma crítica y creativa será cada vez más importante.

Según la OCDE, “para tener éxito en la vida, los estudiantes deben aplicar estrategias de resolución de problemas más allá de las materias en que fueron aprendidas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook