Sunday , 23 July 2017
Forman gobierno en medio del caos

Forman gobierno en medio del caos

El primer ministro iraquí designado, Haida al Abadi, aseguró ayer que formará un nuevo Gobierno dentro del plazo de treinta días estipulado por la Constitución, mientras continúa el sufrimiento de los yazidíes perseguidos por el grupo radical Estado Islámico (EI) en el norte de Irak.

Al Abadi se mostró ayer optimista en superar la principal barrera que ha impedido hasta ahora la formación de un nuevo Ejecutivo en el país: las discrepancias políticas que agravaron la crisis iraquí.

“Las negociaciones para formar Gobierno se desarrollan de forma positiva”, aseguró en un comunicado Al Abadi, designado el pasado 11 de agosto tras un largo estancamiento en el diálogo político que debía desembocar en el nombramiento de las nuevas autoridades iraquíes resultantes de los comicios legislativos del pasado 30 de abril.

Al Abadi sustituye al también chií Nuri al Maliki, quien, en un principio, se mostró reticente a abandonar el poder, pero finalmente acabó reconociendo a su sucesor y mostrándole su apoyo en la complicada etapa política que atraviesa Irak.

De hecho, Al Maliki exhortó el miércoles a las fuerzas políticas a no imponer condiciones para entrar en el Ejecutivo y llamó a formar un Gobierno de unidad nacional que no repita los “errores del pasado”.

Al Abadi apuntó que está estudiando los programas presentados por las fuerzas políticas que participan en el proceso democrático, y que espera “llegar a un acuerdo lo antes posible”.

Mientras lo político se desarrolla en Bagdad, en el norte del país continúa la lucha armada del Estado Islámico contra el Ejército iraquí, las tropas kurdas y la aviación estadounidense, movilizados para frenar el avance de los yihadistas hacia Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán.

El grupo radical, cuyas evidentes prácticas extremistas se han ido demostrando en los últimos meses tanto en Siria como en Irak, publicó ayer un vídeo de la conversión al islam de decenas de miembros de la minoría religiosa kurda yazidí en el país.

La cinta, de unos diez minutos, empieza explicando que los yazidíes son “una secta de infieles auténticos” y les acusa de practicar “ritos raros como la adoración del maldecido satanás”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook