Monday , 11 December 2017
Falta de educación amento de los “ninis”

Falta de educación amento de los “ninis”

Reymi Javier Félix tiene 29 años, llegó al sexto curso y nunca ha tenido un trabajo formal. Tampoco ha hecho muchos intentos para encontrar un empleo. “Tú ves, de ir a compañías y vaina a regar currículos, todavía no”, asegura el joven.

En esto no insiste porque “hay que tener cuña, (…) me han dicho que tienes que tener cuña”. Sólo ha hecho “chiripas”, pero ahora tiene más de un año que no hace nada. Reymi vive en Herrera con su madre; tanto ella como su pareja sentimental, de 38 años, les “dan algo”. “Te voy a conseguir un trabajo para que no estés de vago”, recuerda que le dijo su compañera, y él afirma que haría cualquier actividad.

El 13.60% de la juventud dominicana entre los 10 y 34 años ni trabaja, ni estudia. En concreto, 629, 797 jóvenes -de los 4 millones 631 mil 724 que en el 2013 tenían ese rango de edad- forman parte de la llamada “generación nini”, según consta en estadísticas del Observatorio del Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo.

Para el sociólogo Ramón Tejada Holguín, la pregunta en el caso de los menores de edad debe ser el porqué no se están preparando para la vida adulta, destacando el problema de escuelas de sectores muy pobres donde se presenta amplia deserción escolar. Según las estadísticas, el 2.13% de los niños entre 10 y 14 años y el 8.59% de los que tienen entre 15 y 19 años no estudia ni trabaja. Según el Código de Trabajo, la edad legal requerida para trabajar es 18 años.

Tejada Holguín explica que hay casos de familias muy pobres “que no ven en la educación una forma de movilidad social, o de preparación como ciudadano; y optan porque ‘se la busquen de manera temprana'”.

Y un bajo nivel educativo influirá de forma negativa cuando esos jóvenes traten de conseguir un empleo en el futuro.

Tejada Holguín expresa que este es un fenómeno complejo y tiene muchas aristas. Cuando se trata de jóvenes con mayoría de edad, afirma que podría deberse, entre otras causas, “a la incapacidad del mercado de trabajo de incorporar a una proporción importante de la juventud” y, también, a “la ausencia de políticas dirigidas a la juventud segmentada según grupos socioeconómicos”.

El 90.58% de los jóvenes que ni estudian ni trabajan son alfabetos y la mayoría de ellos, el 50.67%, tiene educación secundaria; el 33.18% posee sólo educación primaria; el 8.11%, universitaria; y el 8.03% ningún tipo.

Fernando Rosario García tiene 23 años, llegó a octavo grado y tampoco trabaja. Él cuenta que se levanta temprano en la mañana y se sienta en la cancha del barrio, en Herrera, a ver “si una gente me llama para algo”, pero no logra nada. Él afirma que ha gastado mucho dinero en currículos y ya ha desistido de ese intento, aunque dice que sí quiere trabajar. También le gustaría seguir estudiando, pero alega que le cobraban unos 200 pesos en el liceo nocturno al que iba y que no lo puede pagar.

Esta situación afecta más a las personas que están entre los 20 y 24 años, pues hay 297,819 (el 47.298%) de jóvenes en esa edad que no están estudiando ni trabajando. El 21.48% de los jóvenes entre 25 y 29 años está en este reglón, así como el 20.50% de los que tienen entre 30 y 34 años.

Y es más frecuente en las ciudades que en los campos: el 61.19% (385, 361) vive en las zonas urbanas, principalmente en la región Ozama o Metropolitana y la Cibao Norte; mientras que el 38.81% (244, 436) se concentra en las zonas rurales.

Según las estadísticas del Observatorio, las mujeres son más vulnerables a esta inactividad: el 72.56% de la “generación nini” es del sexo femenino. Es decir, hay 456, 997 mujeres que están sin realizar actividades productivas, mientras que la cifra en la población joven masculina es de 172, 800 (27.44%).

Tejada Holguín considera necesario desglosar este segmento en grupos de edad (desglose que no tienen las estadísticas oficiales) porque en muchos casos no es que las mujeres no se dediquen a ninguna actividad, sino que son las responsables del hogar. Es decir, que pueden figurar en grupos inactivos como consecuencia del “rol tradicional asignado a la mujer en las culturas patriarcales”.

Ramón Tejada Holguín reflexiona y comenta que “si no se diseñan políticas públicas dirigidas a la juventud más pobre y de los sectores medios, estaríamos provocando un quiebre en la cohesión social, un tipo de sociedad cada vez más individualista”, con lo que crecería la anomía social y provocaría que estos jóvenes se dediquen a acciones ilegales para sobrevivir.

Desempleo afecta más a jóvenes

Según estadísticas del Observatorio del Mercado Laboral dominicano, la tasa de desempleo ampliada (que incluye a los que buscan empleo activamente y los que tras buscarlo y no obtenerlo se han desalentado y dejado de buscar) afecta más a la población joven: El 32.17% de la juventud entre los 15 y los 24 años está sin trabajo, así como el 18.34% de la juventud entre 25 y 29 años. Con el aumento de edad, esta cifra va disminuyendo. Así, las personas entre los 30 y 34 años registran una tasa de desempleo de 12.34%, que es de 8.07% en personas de 35 años o más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook